lunes, 2 de enero de 2012

DETALLES DE MODA: EL AGUJÓN O RASCAMOÑOS


Este primer post de 2012, he querido dedicarlo a otro de los detalles ligados a la vida cotidiana de las mujeres. Se trata de un pequeño complemento habitual en  la moda de la segunda mitad del siglo XVIII, el cual tiene relación directa con los elevados peinados, las pelucas y los hábitos de higiene de la época. Se trata del agujón, o también llamado popularmente rascamoños.  

 Los agujones, como su nombre indica, eran agujas gruesas que se remataban con joyas en forma de insectos, flores, plumas etc. En la imagen os muestro un agujón de pedrería, que perteneció a la Duquesa de Warthon, quien lo solía llevar prendido en el pelo sujetando un copete de plumas.


 


El empleo del agujón o rascamoños va ligado a las modas francesas, que a lo largo del siglo XVIII, también marcaron la pauta del peinado al resto de Europa.  A partir de 1750, tras un primer periodo en el que el estilo imponía un tocado bajo, pegado a la cabeza, comenzó una evolución progresiva hacia volúmenes verticales. Los peinados femeninos se levantaron por delante como un inmenso tupé, dejando caer por detrás cascadas de tirabuzones. En la parte superior, para ampliar su altura y vistosidad, se coronaban con grandes penachos de plumas, flores, encajes y sartas de perlas que precisaban de agujones  para sujetarlos al cabello.



Retrato de María Antonieta donde luce un agujón de diamantes dispuestos en forma radial con una perla al centro.

A partir de 1770, la altura de los peinados era tal, que las mujeres comenzaron a emplear inmensas pelucas confeccionadas con cabello humano o crin de caballo. Como peinarlas y darles forma era una tarea lenta y laboriosa, los peluqueros necesitaban varias horas para montar la estructura mediante rellenos, alambres y postizos. Luego les untaban pomada para darles consistencia, las empolvaban diariamente con almidón de arroz o patata, y finalmente añadían los adornos a juego con el vestido.


Lendrera doble de marfíl. S. XVIII


Las señoras más adineradas podían contar con el servicio diario de un peluquero personal  y cambiar de peluca cada semana. Sin embargo, las menos favorecidas debían mantenerlas al menos durante un mes, retocándolas muy poco para que no se desmoronasen. Esta circunstancia, unida a la escasa higiene imperante, contribuyó a que las pelucas fueran un nido de piojos y liendres, obligando a las damas a portar con ellas de forma habitual, un tipo de peina llamada lendrera, circunstancia que nos vendría a explicar porqué los agujones eran llamados popularmente, y con razón,  rascamoños...












13 comentarios:

  1. Me encanto... Súper bonitos... Pero madre mia... Que horror lo de las liendres y piojos... Tengo un pequeño problema... Estoy ansiosa de volverte a leer... Pero madre mia una semana se me va a hacer eternaaaaaaaaa!!!!!! Muackkkk felicidades...

    ResponderEliminar
  2. Muy bonitos,pero si te interesa te puedo facilitar la foto del que se usaba en Valencia,pero no porque tuviesen "bichitos" si no por el peinado.Me lo hicieron para el traje de mi hija de valenciana que usa para bailar y es copiado de un libro antiguo.Tengo uns amigas que han sido orfebres toda la vida y hacen ess cosas tan bonitas de los aderezos valencianos.

    ResponderEliminar
  3. preciosos aunque no me lo pondria´jaja,llevo el pelo super corto saluditos me encanta tu blog

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, me encantará recibir la imagen si me la mandas a mi correo personal: karinwar@gmail.com. Te estaré muy agradecida!!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias MIMIL, por tu entusiasmo y por seguirme. Espero no defraudarte!!!

    ResponderEliminar
  6. Me encanta! Me gustaría tener uni como adorno en el pelo , para sujetarlo nada mas, sin añadir nada, mas que el rascamoños en si mismo. Aunque si, el cabello debería ser algo elaborado. Preciosa entrada!

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias Esther. La verdad es que eran preciosos, una auténtica obra de arte en forma de joya que formó parte de la moda.

    ResponderEliminar
  8. Estupenda entrada Karin, es muy interesante y entretenido, voy a seguirte porque merece la pena. ¡Buen trabajo!

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias Lola!! Siempre he pensado que la Historia no tenía porqué ser aburrida, habiendo tantos detalles curiosos, que a la vez nos dan una perspectiva sociológica. Un saludo!!

    ResponderEliminar
  10. Alucinante de todo lo que me acabo de enterar en esta visita, el post de la seda me ha dejado helada pero este también me ha encantado. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Miss Migas!!! Espero verte de nuevo por estos lares!!!

      Eliminar
  11. Gracias. Me encanta esta pagina. Conoce mas a acerca de nuestros codihos y habitos de vestimenta es muy interesante.

    ResponderEliminar
  12. Profe, por casualidad tiene informacion sobre bordados su historia. Estoy haciendo mi tesis de graduacion referente al tema de los bordados. Pro fabor si me ouedes compartir articulos relacionados, nombre de lubris se lo agradecere de pir vida...

    ResponderEliminar