domingo, 23 de junio de 2013

TALLER DE TECNOLOGIA TEXTIL

Diseño de Sandra Buckland. Fotografía: René Habermacher.

El próximo día de 5 julio impartiré en el TEA (Tenerife Espacio de las Artes), un taller de Tecnología Textil de 16 horas de duración. Dirigido a estudiantes de diseño de Moda, confeccionistas y público en general.

Normalmente no nos paramos a pensarlo, pero lo cierto es que desde nuestro nacimiento, y a lo largo de nuestras vidas, siempre estamos en contacto con tejidos. Nos adornan, nos dan calor, nos protegen del frío o del sol. Sin embargo, el usuario de a pie a menudo desconoce el largo proceso de la elaboración textil; desde la obtención de la materia prima, hasta la fase de distribución y venta.
Este curso-taller permitirá conocer de forma teórico-práctica los principales tipos de tejidos, así como sus diferentes aplicaciones en la moda.
 
Filamento de seda visto al microscopio
Hilatura
Las fibras naturales y químicas, la hilatura, los tipos de ligamentos, los tejidos y caracteres organolépticos de los mismos, así como prácticas para aprender a identificarlos y clasificarlos, son algunos de los contenidos que serán tratados durante las 16 horas que dura el taller.

Tejeduría
 

Muestrario de tejidos, herramienta para los diseñadores

El taller comenzará el 5 de julio a las 16 horas. Esa primera jornada será de cuatro horas. El sábado, día 6, será de 10 a 14 horas y de 16 a 20, para finalizar el domingo día 7, con otras cuatro horas, a partir de las diez de la mañana.
 
Para concluir, comentaros que la demanda de este tipo de talleres teórico-prácticos es grande, por lo que es probable que se imparta en otras provincias españolas.






"Todo diseñador de moda debe conocer las propiedades de los tejidos y cuál es la mejor manera de utilizarlos desde el punto de vista del cuerpo, de la función y de la estética"
                                                                  (Jenny Udale)






domingo, 2 de junio de 2013

MODA Y SOCIEDAD (I)

El pasado día 29 de mayo, propuse en mi Fanpage el siguiente debate que copio textualmente:




Quiero agradecer desde aquí a mis seguidores la masiva participación en el debate propuesto, donde apuntásteis cuestiones diversas e interesantes. Ese día os prometí que escribiría sobre el tema, y hoy publico la primera parte, dejando cuestiones abiertas para que cada uno saque sus propias conclusiones. La cuestión no deja de ser compleja, pues cuando miramos hacia atrás, comprobamos que la Historia de la Moda viene de muy lejos, y presenta muchos matices y circunstancias diferentes, aunque en algunos casos se pueden extrapolar a nuestra Historia Contemporánea.
Intentaré hacer un pequeño resumen de algunos ejemplos relevantes aparecidos a lo largo de la Historia de la Indumentaria. Por supuesto, no están todos, y seguro que se os ocurren muchos más, pero intentaré al menos, presentar los que son -en mi opinión, como Historiadora del Traje- los más significativos de cada periodo mencionado.

EGIPTO
Como introducción, os presento unas sandalias de oro, que datan de la Dinastía XII, durante el Imperio Medio. En la sociedad del Antiguo Egipto, el Faraón era el único ser con el privilegio de llevarlas, mientras el pueblo llano y los esclavos iban descalzos. ¿Es éste uno de los primeros ejemplos indumentarios que trasciende lo meramente funcional, para constituir un símbolo de poder, divinidad y superioridad sobre los demás seres?
 
Sandalias egipcias. Dinastía XII. Imperio Medio. MET Museum, New York. 
Fotografía: Karin Wachtendorff

SIGLO XIV: NACIMIENTO DEL FENÓMENO "MODA"
Algunos autores afirman que la "Moda" como concepto moderno, nace en el XIV, en la Europa Occidental. En ese momento, las mujeres de la rica corte francesa comienzan a emplear escotes, primer signo que se desmarca de la idea de la ropa como elemento que sirve para protegerse del frío. A pesar de las bajas temperaturas, ellas desean lucir coquetamente la blanca piel de su cuello y escote. El deseo de gustar de las mujeres comienza a imponerse, a pesar de la desaprobación de los cronistas monásticos, y lo demuestran en sus lujosas y escotadas cotardías. ¿Primeros signos de innovación y diferenciación?

La moda en la Corte. Francia. Siglo XIV


SIGLO XV: LAS MUJERES DE LA NOBLEZA SE AFEITAN LAS SIENES

De nuevo, y por cuestiones meramente estéticas, las mujeres de la nobleza de Francia e Italia se afeitaron la frente, las cejas y las sienes. Moda que se extendió entre las nobles hasta bien entrado el siglo XVI. Les gustaba la forma abombada de la frente, y la consideraban un símbolo de femineidad y delicadeza. Las finas y azuladas venas de las sienes se transparentaban a través de la blancura de la piel, demostrando que se posee una piel delicada y fina que no se expone al sol como las campesinas. También los altos tocados de forma cónica y troncocónica, lucen mucho mejor sobre una frente depilada. ¿Fue suficiente esta moda para transformar a la sociedad del momento?. En este caso no, las mujeres no tenían derechos, y la mayoría eran propiedad de sus padres y luego de sus maridos. Incluso la poderosa Iglesia, gobernada por hombres, las atacó duramente por la moda de los tocados, afirmando que eran "cosa del diablo". Sin embargo, ellas hicieron caso omiso, y siguieron empleándolos. ¿Tal vez uno de los primeros actos de auténtica rebeldía de las mujeres hacia las imposiciones externas?


Rogier Van der Weyden. Retrato de mujer, 1433. National Gallery, Londres


SIGLO XVI: MODA MASCULINA. LOS HOMBRES SE ADORNAN TANTO COMO LAS MUJERES
Por vez primera en la Historia de la Moda eropea, los hombres se adornan tanto o más que las mujeres; joyas, ricos tejidos de colores intensos, ornamentos y complementos de todo tipo. Si hasta el momento había primado en la indumentaria masculina la funcionalidad, la Europa Renacentista comienza a destacarse por el deseo de acentuar la elegancia, la masculinidad y el poder. De nuevo, la Moda como vehículo transmisor del poderío de quien se la puede permitir, estableciendo diferencias sociales. No en vano, este tipo de indumentaria se ve exaltada por los poderosos y rivales monarcas de la época; Carlos I de España, Francisco I de Francia, y Enrique VIII de Inglaterra.  

Hans Eworth a partir de Holbein. Retrato de Enrique VIII, ca. 1539. Colección Devonshire


Calzas alemanas "a la moda española", 1555-1556. Staatliche Kunstsamlungen. Dresde

Ejemplo de lo que os comento, lo vemos en estas calzas alemanas de un vivo color amarillo que no pasa desapercibido. Con forma estrecha, y largo  a medio muslo, la prenda se compone de tres capas; cuero en su interior para darle estabilidad, una capa intermedia de tafetán de seda, que sobresale por las "acuchilladas" (moda que se copia de los uniformes militares de la época), y un forro exterior de punto. Hasta aquí, podemos entender que las sucesivas capas son para mantener el calor, pero hay elementos decorativos aparentemente superfluos, como las citadas "acuchilladas", y la prominente bragueta, que son un claro indicativo de que las prendas masculinas han evolucionado, pasando de ser un mero elemento de protección, para convertirse en signos connotativos de fuerza, poderío y virilidad.
La moda masculina trasciende lo puramente práctico. ¿Se trata sólo de coquetería masculina, o deseo de mostrar superioridad ante los rivales?




SIGLO XVII EN HOLANDA: LA DICOTOMÍA ENTRE MODA Y RELIGIÓN
En la Holanda del siglo XVII, la moda de la próspera e ilustrada cultura urbana y protestante, se viste de negro. ¿Porqué? básicamente por dos cuestiones; por la todavía influyente moda española del siglo anterior, y porque el negro es el color idóneo para mostrar la austeridad impuesta por el antihumanismo calvinista.
Sin embargo, la rica burguesía desea vehementemente mostrar el lujo y la opulencia, obtenidos gracias a la prosperidad del comercio. Dilema que resuelven sumando el color negro, a rígidas formas que ocultan las curvas del cuerpo. Junto a ello, y como elemento diferenciador, ricos galones de hilo de oro, y encajes importados de Bruselas, Alençon o Italia.
En este momento, la moda refleja la dicotomía que existe entre el deseo del lujo, y la austeridad religiosa. ¿Esta dualidad deliberada en la moda, es sinónimo de una doble moral social?

Salomon Mesdach. Retrato de Ana Bonden, 1619. Rijksmuseum, Amsterdam


Si hay una cuestión clara e indiscutible, es la del empleo de la Moda como signo diferenciador entre clases sociales. Esto es algo que ha existido desde siempre, y que aún hoy sigue vigente en forma de marcas de lujo, que los elitistas consumidores adquieren buscando diferenciarse de la gran mayoría, sin embargo, hay diferencias sustanciales entre el concepto de "Moda" que existía en el Antigüedad, y la que tenemos a partir de la Edad Moderna.

En los ejemplos que he mostrado, no cabe duda que los usos y costumbres indumentarios vienen dados por el deseo de emplear signos que nos muestren ante los demás, tal y como afirmara Roland Barthes: 

<<(...) al tiempo que la moda edifica un conjunto muy estricto de signos, procura dar a estos signos la apariencia de puras razones; y precisamente porque la Moda es tiránica y su signo arbitrario, debe convertirlo en hecho natural o ley racional>> (1)


A partir del siglo XIX, y sobre todo en el siglo XX, cuestiones tan relevantes como el destierro del opresivo corsé, Poiret, el acortamiento de las faldas, el empleo de los pantalones por las mujeres, la figura de Cocó Chanel, Balenciaga, los jeans, las tribus urbanas, los tejidos sintéticos, la minifalda y la moda de los años 60 y 70, son sólo algunos de tantos ejemplos que darían por sí solos para un nuevo post que dejaré para el siguiente capítulo...




Bibliografía consultada:
(1) Barthes Roland: El sistema de la Moda
Cosgrave Bronwyn: Historia de la moda. Desde Egipto hasta nuestros días
Deslandres, Yvonne: El traje imagen del hombre